Feminismo by Rockfeller

Uno de los debates más difíciles en la teoría feminista se desarrolla cuando el contenido de determinadas identidades comienza a ser interrogado. ¿A quién nos referimos realmente cuando hablamos de la Mujer? ¿Qué mujeres son las que dan forma a ese genérico? ¿Qué exclusiones han sido naturalizadas en su interior? ¿Cuál es el contenido asumido de lo femenino? Con estas preguntas no se pretende borrar a las mujeres, pero sí defender el carácter político, no biológico, de la Mujer. Silvia L. Gil – ctxt.  04/11/2020

Linkedin

Las voces favorables a esta delimitación defienden una serie de ideas en las que resuenan con fuerza las del llamado feminismo ilustrado. (Uno de los eventos más notorios al respecto fue la XVI Escuela Feminista Rosario Acuña de 2019, celebrada en la ciudad de Gijón con un carácter marcadamente transfóbico. En esa escuela participaron: Amelia Valcárcel, Alicia Miyares y Rosa María Magda, entre otras). Nos jugamos mucho en este debate: un feminismo diverso, con posibilidad de afrontar la profunda crisis que vivimos, o uno edificado en nuevas exclusiones, incapaz de acoger las diferencias. Vayamos por partes.  

La creencia en que la diversidad es producto del neoliberalismo, en tanto que reconstruye la fantasía individualista del sujeto liberal y consumista –hoy elijo ser esto, mañana aquello– se funda en una comprensión sorprendentemente superficial del ser humano. Con esta afirmación, se borran las reflexiones que desde Nietzsche, y durante todo el siglo XX, cuestionaron la idea de que el Yo es autónomo en sus decisiones y domina su psique.

El descubrimiento del inconsciente han dejado claro que el Yo en ningún caso se corresponde con el sujeto, y que cualquier pretensión de hacer de la Razón la única dimensión que lo define es contraria a las investigaciones que muestran que el deseo, la memoria o el afecto construyen profundamente aquello que somos. Esto es algo que el propio Spinoza sabía cuando rechazaba la primacía de la conciencia, de modo que el cuerpo siempre excedería el conocimiento que pudiera tener el sujeto de sí mismo. En otras palabras: nuestras identidades no son nunca solo producto de decisiones voluntarias y conscientes. En ellas, existen aspectos que no comprendemos y que resguardan memorias pasadas, detalles de contexto, experiencias, deseos o repudios inconscientes, entre los que se producen combinaciones indescifrables.

Capaz de escuchar otras realidades y reconocer la agencia de todas las mujeres, también de las trabajadoras sexuales que pelean por mejorar sus condiciones concretas en el día a día. 

No resulta posible cambiar de identidad como quien cambia de ropa, como quien consume cada día un producto distinto –Judith Butler nunca afirmó algo semejante–. Otra cosa es que el neoliberalismo pretenda apropiarse de la fuerza de distintas formas de vivir para devolverlas como objetos de consumo. Necesitamos análisis complejos para entender el capitalismo: cada modelo económico implica en sí mismo una producción cultural.

Las aspiraciones democráticas se ven comprometidas cuando se defienden políticas apoyadas en la exclusión en lugar de la búsqueda de una mejora de vida de todas las personas.

Palavras perdidas: Funcionários do La Guapa, de Paola Carosella estão vivendo sob ameaças, 8 de março – As mulheres e a Revolução Russa, Sou Moderno, Sou Índio, AGUYJEVETE, Feminista versus World

Uma resposta para “Feminismo by Rockfeller”

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair /  Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair /  Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair /  Alterar )

Conectando a %s

%d blogueiros gostam disto: